Japón un país con personalidad

Japón un país con personalidad

Un país completo; tecnología, arquitectura, gastronomía, historia y cultura. Además de ser un país marcado por sus contrastes, la modernidad de su capital y el misticismo de sus templos. Hacemos un pequeño recorrido entre Tokio, el área Fuji y Kioto, convertido ya en un clásico de Japón y la sede olimpica 2021.

Cuando uno toma el metro del aeropuerto internacional de Narita y se dirige a su  destino en Tokio, se da cuenta que nos encontramos ante una metrópoli gigantesca.

ASAKUSA

Comenzamos con una zona tranquila. Al templo budista de Senso-Ji (siglo XIV ), acedemos por la puerta de Kaminarimón, con su grandioso farolillo rojo, nada más pasar se encuentra un mercadillo abarrotado  donde encuentras todo tipo de comida y de souvenir.

El templo está dedicado a Kannon, la diosa de la misericordia. Existe la creencia sobre un poder curativo que ejerce el humo del gran quemador de bronce de incienso del patio al fluir alrededor de la cabeza o de alguna otra parte del cuerpo a sanar, y que si te roza es un buen presagio.

Relativamente cerca se encuentra la torre más alta de Tokio, la torre Skytree, con sus 634 metros de altura desde donde se aprencian vistas panorámicas espectaculares.

ROPPONGI HILLS

Nos cambiamos de escenario rápidamente con el tren. Donde ahora nos encontramos, inicialmente era una zona de embajadas occidentales y actualmente se ha convertido en un espacio de ocio occidental para japoneses. Dispone de torres residenciales y oficinas, rodeadas por amplias zonas verdes. Ya desde el exterior, la torre de Tokio, con sus 330 metros de altura, permite intuir el tipo de vistas que puede ofrecer. Insiprada en la Torre Eiffel, era la más alta del país hasta que fue superada, hace apenas una década, por Tokio Skytree.

En el complejo se hallan tres museos de arte. El Museo de Arte Mori exhibe arte contemporáneo internacional. El Museo de Arte Suntory, con pinturas, lacados y cerámicas y el Centro Nacional de Arte de Tokio, especializado en exposiciones temporales.

En Shibuya, zona de multitud de centros comerciales de moda, son famosos los pasos de cebra en aspa de Hachico. En la cercana zona de Omotesandori, se encuentran las más lujosas tiendas de diseño, además la arquitectura de los edificios es espectacular. Apreciamos la tienda de Prada con sus inmensos cristales, obra de Herzog & de Meuron. En Sinjuku, la zona de Kabuchi-cho, se encuentra la ciudad del pecado, zona roja o “Del comercio del agua“, actualmente es el centro de la ciudad, con multitud de torres de administración pública y oficinas. La estación de metro es la más concurrida de Tokio con 3,5 millones de pasajeros diarios.

Un paseo por el parque Ueno en el área de Chiyoda, donde se encuentra el Palacio Imperial y su Museo Nacional de Arte Moderno, es obligatorio.

MERCADO CENTRAL DE PESCADO DE TSUKIJI

El Mercado Central de pescado de Tsukiji es un espectáculo, con más de 2000 toneladas diarias de pescado y marisco es el mayor del mundo. En los alrededores hay multitud de restaurantes y puestos donde puedes degustar con una frescura inigualable.

GINZA

En el área comercial de Ginza, las marcas disponen de un edificio entero, encuentras toda la gama de producto. En la zona encontramos el teatro tradicional Kakuki-za y el museo Edo-Tokio con objetos del siglo XVI al XVIII.

Una excursión obligada es visitar o ascender al Monte Sagrado Fuji y si puede ser alojarse en un ryokan, para disfrutar de sus aguas termales. Hay que visitar los lagos próximos, si está el cielo claro, las vistas son espectaculares, pero frecuentemente se encapota y la visión se hace complicada.

La excursión, o peregrinación al Fuji, es muy popular. Todo japonés debe subir por lo menos una vez en la vida. Cada año son 250.000 los visitantes y peregrinos, de los cuales un tercio son extranjeros. En Kamiyoshida hay un museo sobre el peregrinaje donde se inicia la etapa final.

Con el tren bala Sinkasen, viajar por Japón es una maravilla. Hay pases de JR Rail Pass, de 7, 14 y 21 días, se compran en el país de origen.

KIOTO

En poco tiempo nos encontramos en Kioto, capital de Japón desde el año 794 al 1.868. Se libró del bombardeo en la segunda guerra mundial y es la más bonita del Japón.

En la zona de Arashiyama, se encuentra el bosquecillo de bambú que te conduce al templo Tenrin-ji, cuyos jardines fueron organizados por el monje Muso Kokushi en un entorno de arces y un lago encantador.

El Fusimi Inari Taisha es el santuario sintoísta más importante (siglo XII) dedicado a la diosa del arroz, deidad Inari, además de diosa  de la riqueza. Muchos hombres de negocios vienen a comprar un amuleto de zorro, para que les de suerte en los negocios. Los caminos que conducen al templo, están repletos de puertas Toris, de madera y color rojo bermellón, y son fruto de donaciones de particulares y empresas, cuyo nombre y fecha están escritas sobre ellas.

El jardín zen Ryoan-ji (1473), es el más famoso de Japón Estilo Karesansui. Consta de un rectángulo de 300 metros cuadrados amurallado, con 15 rocas sobre musgo y grava blanca rastrillada, alrededor de las rocas el rastrilleo es circular y el resto en horizontal.

La contemplación y meditación sobre el lugar es complicada, debido a la gran afluencia de visitantes.

El Pabellón de Oro o Kinkaku-ji, esta  rodeado de un estanque con jardines y arbolado. Fue residencia del sogún Ashikaga Yoshimitsu (siglo XIV). Esta recubierto de laca dorada  por fuera e interiormente con pan de oro. Fue incendiado  en 1950 por un monje enajenado y fue el tema de la película “El pabellón de oro“ de Yukio Mishima.

Tenemos que experimentar la gastronomía japonesa. Con sus famosos sushis, ramen , soba, teyaraki y caldos diversos, asi como mariscos y hasta ballena. Siempre los mejores productos.

HOTEL CAPSULA

No queremos irnos sin experimentar una noche en estos alojamientos optimizadores de espacio, que te recuerdan a los tiempos de milicia desde el mismo momento en el que pasas por recepción y te asignan un número de cápsula y de taquilla, donde dejarás todas tus pertenencias. Tan sólo te entregan dos papeles, uno donde se detallan las condiciones y otro que será la llave de tu taquilla. Hombres y mujeres se alojan en plantas disitntas, lo mismo sucede con el baño y las cápsulas. Cuando llega la hora de dormir, generalmente tarde y cansado, el pensamiento que te invade es el de convecerte que tan sólo es una noche y que hay que descansar para el día de mañana. Al día siguiente, puede sentirse alguna que otra alarma de algún despertador vecino, que te recuerda que ha llegado la hora de irte. Pese a todo resulta una experiencia más que interesante y hay que destacar que la organización del Hotel Nine Hours fue perfecta.

Japón es mucho más que esta pequeña representación que hoy os contamos. Es arquitectura, son tribus urbanas, es tecnología, religión, pachinko y gastronomía. En definitiva, un país con personalidad que debes descubrir por ti mismo y encontrar tus propios adjetivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.