Ruta por la Selva Negra en 12 días

Ruta por la Selva Negra en 12 días

Si buscas naturaleza, diversión, planes para personas de todas las edades y un poquito de ciudad para no perder el contacto con tu yo urbanita, toma nota porque esta ruta por la Selva Negra en 12 días es para ti. Este viaje también se puede hacer en combinación con la zona de Alsacia, en Francia.

¿Qué es la Selva Negra?

La Selva Negra es un macizo montañoso con una gran densidad forestal ubicado al suroeste de Alemania, en el estado federado de Baden-Wurtemberg. En esta región montañosa el pico más alto es el Feldberg, con 1.493 metros de altitud. Hoy en día se conoce a la Selva Negra como un lugar turístico natural.

La geografía de la Selva Negra se dirige desde el Trifinio (punto geográfico donde coinciden Alemania, Suiza y Francia) y asciende 160 km al norte de Alemania. Esta banda vegetal tiene una anchura que oscila entre los 30 y los 60 km. Las principales ciudades son al sur Friburgo y al norte Freudenstadt. Se extiende desde Karlsruhe en el norte hasta Basilea en el sur.

Ríos y lagos que podemos encontrar en la Selva Negra

Ríos:

  • Brigach y Breg, origen del Danubio.
  • Kinzig, que marca la frontera entre lo que se denomina el «norte de la Selva Negra» (Nordschwarzwald) y el «centro de la Selva Negra» (Mittlerer Schwarzwald).
  • Wiese, que fluye hacia el sur y desemboca en el Rin al norte de Basilea.

Lagos:

Son muy conocidos algunos de los lagos de la Selva Negra, como el Glaswald, Mummel, Kirnberg, Feld, Titi y Schluch, que es un lugar muy turístico y se considera que es el mayor pantano de la Selva Negra, con unos 7,5 km de anchura.

Existen diferentes embalses, como el Arroyo Negro, Wehra, Witznau y el embalse de Kinzig Chico o Nagoldtalsperre, que vierten sus aguas de forma controlada, regulando de esta forma el contenido hídrico del bosque.

Clima:

El clima es puramente montañoso, las temperaturas crecen algo en verano y bajan en invierno, pero las diferencias no son relevantes debido a que el bosque regula con eficiencia los cambios de temperatura. Es de destacar el exceso de humedad, dando lugar a que en algunas épocas estivales sea excesivamente húmeda. Los cambios más importantes de temperatura se producen en la zona rocosa.

Flora y fauna:

La frondosa vegetación está compuesta principalmente por helechos, abetos y dedaleras.

Además de las especies animales propias de la vida silvestre forestal europea tales como jabalíes, corzos o ardillas rojas, se pueden observar los siguientes endemismos en la Selva Negra:

  • Las vacas de la Selva Negra pertenecen a la rara raza de ganado Hinterwald.
  • El gusano gigante Lumbricus badensis se encuentra solo en la región de la Selva Negra.
  • Los caballos de la Selva Negra son una raza equina propia del bosque, históricamente indispensable para el trabajo pesado del campo.
  • En algunas regiones de la Selva Negra se puede encontrar el urogallo occidental.

 

Después de haber hecho una pequeña introducción explicandoles que es la Selva Negra en Alemania, comenzaremos a diseñar el itinerario para que el viajero pueda disfrutar de este destino con esta ruta.

RUTA POR LA SELVA NEGRA

Lo bueno de esta zona es que hay un montón de rutas de montaña que puedes hacer. Si eres amante del cicloturismo, también podrás alquilar bicicletas normales o eléctricas, e incluso si te gusta escalar hay zonas de escalada. Vamos, que es una zona ideal para practicar turismo activo pero también turismo de relax, porque hay muchísimos balnearios.

Días 1-2: Múnich

Nuestra propuesta es que vueles de ida a Munich para conocer la ciudad. Puedes conocer Múnich en dos días  y, si vas con el tiempo un poco más justo, el casco histórico se puede recorrer a buen paso en un solo día.

Día 3: Castillo de Neuschwanstein

El castillo de Neuschwanstein está situado en el estado federado de Baviera cerca de Füssen (Alemania). Lo mandó construir el rey Luis II de Baviera en 1869. Su nombre original era Nuevo castillo de Hohenschwangau,​ en honor al castillo donde el rey pasó gran parte de su infancia. El nombre fue cambiado después de la muerte del rey. Es el edificio más fotografiado de Alemania y uno de los destinos turísticos más populares en ese país, con 1,4 millones de visitantes anuales.​

El castillo de Neuschwanstein se construyó en una época en que los castillos y las fortalezas ya no eran necesarios desde el punto de vista estratégico. Nació en la imaginación de Luis II como una pura fantasía romántica de un castillo medieval idealizado. El castillo es una composición de torres y muros que pretendía armonizarse con las montañas y los lagos. Está situado sobre el desfiladero de Pöllat en los Alpes Bávaros y se alza sobre el castillo de Hohenschwangau y los lagos Alpsee y Schwan.

Combina eclécticamente varios estilos arquitectónicos y su interior alberga múltiples piezas de artesanía no menos fantásticas. Su diseño no es funcional, sino estético, siendo en buena medida el producto de la mente de un escenógrafo teatral. Por dentro, además de continuas referencias a leyendas y personajes medievales, como Tristán e Isolda o Fernando el Católico, contiene una completa red de luz eléctrica, el primer teléfono móvil de la historia (con una cobertura de seis metros), una cocina que aprovechaba el calor siguiendo reglas elaboradas por Leonardo da Vinci y vistas a los paisajes de los Alpes Bávaros, incluyendo una cascada que el monarca podía contemplar desde su habitación.

SELVA NEGRA

Ponemos rumbo a la Selva Negra. Mi sugerencia es que alquiles el coche en Múnich y lo devuelvas en Frankfurt. Puedes hacer la Selva Negra en transporte público, pero será difícil que puedas parar en todos los lugares que quieres, hay pequeños pueblos que no están conectados por tren y los horarios son limitados.

Días 4 – 5: Múnich – Baden baden

Este trayecto lo harás en unas 4 horas aproximadamente. Al llegar a Baden-Baden, lo mejor que puedes hacer es irte directamente a las termas de Caracalla a disfrutar de las piscinas y saunas. Un planazo para descansar el cuerpo y la mente.

Termas de Caracalla

Termas clásicas en un entorno boscoso, con varias opciones de baño, tanto en el interior como al aire libre.

El día 5 puedes dedicarlo a conocer Baden-Baden y a hacer alguna ruta por la zona. ¡Hay un montón!

Día 6: Bad Wildbad

Este lugar es uno de los platos fuertes de la Selva Negra. Acércate hasta Sommerberg, una zona boscosa en la que hay un montón de actividades: el Waumwipfelpfad, una estructura en medio del bosque desde la que observar todo el paisaje de la Selva Negra, un puente colgante, una zona infantil con un montón de actividades para niños y paseos y rutas para dar y regalar.

Día 7: Saswachbalden y Gegenbach

Puedes dedicar la mañana al primer pueblecito, que además tiene una ruta muy sencillita que transcurre por todo el pueblo. Y la tarde a Gegenbach, que tampoco es muy grande y es un lugar encantador, uno de los pueblos más bonitos de la Selva Negra.

Día 8: Friburgo de Brisgovia

¡Uno de nuestros lugares favoritos en la Selva Negra! Porque sin ser un pueblo, conserva mucho del encanto de un pueblo en su casco antiguo y es una ciudad con mucho ambiente. Es ciudad universitaria y está considerada como la capital verde de Alemania por su ejemplar uso de energías renovables.

Día 9: Lago Titi

Este octavo día, mi sugerencia es que se lo dediques al lago titi. Aunque la zona es bastante turística, es una excursión de un día muy agradable. Puedes subir a la noria para verlo desde arriba, dar un paseo que lo rodea o alquilar una barquita y navegarlo durante una hora.

Muy cerca del Lago Titi, tienes el Badeparadies Schwarzwald, un complejo de baños termales que también tiene zona infantil con toboganes. Puedes combinar la visita al lago y pasar la tarde en este ‘parque de atracciones’.

Otra recomendación por allí cerca es el Riesenbühlturm, una torre mirador desde la que puedes disfrutar del paisaje de la Selva Negra de forma gratuita y que tiene vistas al lago Schluch.

Día 10: Gutach y Schiltach

En el décimo día de viaje, te esperan Gutach y Schiltach.

En la zona de Gutach te propongo un par de planes: el tobogán alpino y el museo al aire libre de la selva negra. Ambos imprescindibles.

Y Schiltach es un pueblecito que lo podrás ver en una horita como mucho, es muy pequeñito y es el típico pueblecito al que ir a hacer algunas fotos y, como mucho entrar en alguno de sus museos (que hay varios).

Días 11-12: Frankfurt

Finalizaremos el viaje en Frankfurt, una ciudad que me encanta. Es una ciudad con mucha vida también, con un casco antiguo muy bonito (aunque reconstruido hace 4 días, como aquel que dice, porque quedó totalmente destruido tras la Segunda Guerra Mundial). Realmente en un día también se puede ver todo lo ‘imprescindible’. Pero he indicado dos días por si el último ya es vuestro viaje de regreso a casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.