Hoteles con historia

Hoteles con historia

Disfrutar de los mismos espacios que hace muy poco gozaron personajes históricos o comunidades religiosas está al alcance de la mano de cualquier viajero. Os proponemos seis lugares espectaculares en La Coruña, Huesca, Cantabria, Sevilla, Salamanca y Granada.

Reyes, monjes, nobles, burgueses y, ahora, Viajeros..

Disfrutar de los mismos espacios que hace muy poco gozaron personajes históricos o comunidades religiosas está al alcance de la mano de cualquier viajero; aunque, a veces, se aleje un poco más de su bolsillo. Os proponemos seis lugares con una arquitectura destacada, muchas historias que contar y cuya visita es un auténtico placer para el cuerpo y el espíritu.

En nuestras fronteras disponemos de excelentes establecimientos hoteleros en los que se ofrece mucho más que una cama para dormir. Seguro que te acude a la mente más de uno. El proceso que hemos seguido para elegir una muestra adecuada ha sido reducir el número de alojamientos a aquellos que se identificaban con un retiro providencial y que, por sí solos, ya representaban un pequeño destino de vacaciones. Aún los números seguían siendo muy elevados, así que aplicamos una nueva condición, sus paredes debían contar historias del pasado al tiempo que se convertían en cómplices de nuestros pensamientos. Castillos, palacios, fortalezas, casonas, antiguos templos y conventos rehabilitados han sido los seleccionados. Todos ellos acogen a un sector del turismo que disfruta con la Historia y la Arquitectura, pero no quiere renunciar a los últimos avances en tecnología o a las técnicas de relajación más innovadoras.

Si te identificas con los viajeros que gozan de la buena vida continúa leyendo porque te van a interesar estas referencias en La Coruña, Huesca, Cantabria, Sevilla, Salamanca y Granada.

Hostal dos Reis Católicos, Santiago de Compostela      (La Coruña)

Elegir un parador como destino de vacaciones es un valor seguro, ya que esta cadena dispone de auténticas joyas históricas. 

En Santiago de Compostela, destino de millones de peregrinos, ciudad donde los rayos del sol iluminan las fachadas en verano y la lluvia hace que un ambiente mágico se apodere de las calles empedradas en invierno, se ubica uno de los hoteles más lujosos y bellos de la red de Paradores. El Parador de Santiago, conocido como Hostal dos Reis Católicos, mezcla de historia, arte y tradición, sueño de peregrinos y emblema de Santiago, se sitúa en la Plaza do Obradoiro formando con la catedral un ángulo de espectacular belleza en una de las capitales más visitadas del mundo. Alojarse aquí es hacerlo en un lugar verdaderamente único y exclusivo.

El Hostal nació como Hospital Real en 1499 para albergar a los caminantes que se dirigían en peregrinación a Santiago. En el interior de este Parador Museo, considerado el hotel más antiguo del mundo, descubrirás cuatro claustros preciosos, elegantes estancias, espectaculares habitaciones y un lujoso comedor que ofrece pescados y carnes cocinados a la gallega, además de las clásicas filloas caramelizadas con manzana y crema.

Monasterio de Boltaña, Boltaña (Huesca)

Una vez ganado el Jubileo en Santiago de Compostela y, tras haber recuperado el cuerpo en el parador, nos dirigimos a Huesca para entrar en comunión con la Naturaleza y acondicionar el espíritu. El lugar elegido para ello os encantará, es el antiguo monasterio del Carmen –del siglo XVII–, convertido en un espacio de alto nivel, con un impresionante spa, perteneciente a la cadena Barceló Hoteles en su categoría Premium. Su ubicación en la comarca del Sobrarbe, muy cerca del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, es tan exclusiva como sus instalaciones. La comodidad de sus 140 habitaciones y 40 villas, las amplias zonas comunes donde penetra la luz del exterior y una cocina muy cuidada se complementa con su centro de Spa & Wellness. La sensación que produce sobre el alma este último lugar debe ser comparable a la comunión divina que alcanzaban los antiguos monjes que durante cuatro siglos habitaron este enclave. El contacto con el agua, la naturaleza y los tratamientos forjan un estado mental inigualable. Atrévete a probar un Pindasweda –a base de saquitos calientes de hierbas y especias de Oriente– o un masaje ayurveda –que incluye test Vata Pita Kapha para seleccionar los aceites esenciales adecuados–. No querrás regresar a casa.

En los alrededores se pueden realizar innumerables excursiones al cercano cañón de Añisclo, Valle de Pineta, Monte Perdido, Gargantas de Escuain o a las poblaciones de Boltaña, Ainsa, Torla, Broto, Fanlo y Nerin.

Hotel Alfonso XIII, Sevilla

Fue concebido para albergar lo más granado de la nobleza europea con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929, así que imagina la riqueza de su ornamentación interior. La ubicación también estaba a la altura, ya que se construyó dentro de los terrenos del Palacio de San Telmo –donados a la ciudad por la duquesa de Montpensier–.

El establecimiento fue inaugurado por el rey el día de la boda de la infanta Isabel con el conde Juan Zamoyski –doce años después de que comenzaran las obras y con una inversión de cuatro millones de pesetas–. Si los muros hablaran contarían más de un cotilleo de salón; por allí han desfilado el príncipe Rainiero y Grace de Mónaco, el príncipe Carlos y Diana, y nobles de casi todas las monarquías europeas. Por supuesto, las celebrities tampoco han dejado de pasear por sus salones: Audrey Hepburn, Sofía Loren e, incluso, Shakira.

Actualmente pertenece a la cadena Starwood y bajo sus directrices se han desarrollado las recientes reformas que han dejado unas, aún más, impresionantes instalaciones. Actualmente dispone de 151 habitaciones divididas en ocho categorías, entre ellas ocho suites. Una de las más exclusivas es la Suite Real, con 200 m2, decorada con antigüedades de 1928, como un bargueño con incrustaciones de nácar, regalo del Aga Khan al hotel. En ese espacio convive con soltura un dormitorio, el salón-comedor con mesa para ocho comensales, dos baños y un office. Entre los huéspedes que se enamoraron de ella estuvieron doña María de las Mercedes de Borbón y Orleans, condesa de Barcelona y madre del Rey Juan Carlos I, Pierce Brosnan, Mikhail Gorbachev, Lenny Kravitz, Ava Gardner, Edward Kennedy, Brad Pitt o el torero Paquirri, que pasó en la suite su luna de miel con Isabel Pantoja. Los bares y restaurantes del Alfonso XIII completan la experiencia, ya que es igual de sencillo tomar un té como degustar cocina internacional, creativa o una clásica tapa en la Bodega Alfonso. Alojarse en este hotel es un lujo de esos que permanecen siempre en el recuerdo.

Hotel Rector, Salamanca

Tras una fachada de aspecto renacentista –aunque procede de 1940– e impresionantes puertas barrocas se oculta esta antigua casa aristocrática de dos plantas. La piedra de Villamayor de su exterior la integra con armonía en la arquitectura salmantina propiciando que casi pase inadvertida. Sus 14 habitaciones –fue uno de los pioneros en implantar el concepto de alojamiento-boutique en España– están decoradas en tonos tostados y mimadas al detalle como demuestra su ropa de cama de algodón egipcio y sus amenities de Bvlgari.

Sin duda, el trato personal y el ambiente discreto y elegante le ha granjeado la simpatía de personas destacadas del mundo intelectual e institucional del país. Si preguntas a algún huésped, habitualmente reincidente, el motivo por el que repite en este establecimiento te indicará que aquí se siente como en casa, e incluso que nunca le han tratado mejor en ningún otro lugar.

El lobby más que un lugar de paso es un punto de encuentro donde la luz que penetra a través de las vidrieras modernistas realizadas por los hermanos Maumejean (creadores también de la Rotonda del madrileño hotel Palace) iluminan a los huéspedes en todos los sentidos. Es habitual encontrar a clientes de cualquier parte del mundo charlando animadamente e intercambiando puntos de vista; debe ser que en Salamanca el gusto por los pequeños debates y el aura universitaria se extiende por todos los rincones.

Poco puedes imaginar cuando entras por primera vez en el pequeño municipio cántabro de Villacarriedo que un auténtico palacio te estará esperando. Es el de Soñanes (también llamado de Díaz Arce). Fue construido a principios del siglo XVIII y su ornamentada fachada exterior te ofrece las primeras pistas de su rico interior. Funciona como hotel (cuatro estrellas superior) desde 2001 y actualmente lo gestiona la cadena Abba. Sólo cuenta con 28 habitaciones (standard o junior suite) por lo que la calma y la tranquilidad están garantizadas en los lugares comunes, en el jardín e, incluso, en su acogedor restaurante Iniro. Una experiencia al alcance de casi todos y la oportunidad de sentirse como un príncipe o una princesa por unos días. La estancia se puede completar con excursiones por los alrededores ya que los Valles Pasiegos disponen de encantadores rincones naturales.

Hospes Palacio de Los Patos, Granada

De este hotel te enamoras aún antes de entrar en el recinto. Desde la calle ya intuyes que no es un alojamiento al uso sino un monumento más de la impresionante ciudad de Granada. Aunque el establecimiento actualmente se divide en dos partes, una antigua y otra más moderna y acristalada, en este reportaje nos referiremos exclusivamente a la zona palaciega. De hecho, este edificio es originario del siglo XIX y está catalogado como Bien de Interés Cultural. Si la cadena Hospes, ya de por sí, destaca por el detallismo y cuidado en sus hoteles, en el Palacio de los Patos han realizado un trabajo exquisito; no sólo no ha perdido su razón de ser sino que la ha magnificado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.